jueves, 31 de enero de 2019

LLegó el milagro o vino la luz ¿Es lo mismo acaso?

Después de estar en las trincheras, refugiado, tapado como un topo y con las justas ver aquella luz solar. Es broma, no crean lo que escribo siempre damas y caballeros. Pero hoy es un día especial, ni tan especial porque es de noche, pero será recordado como el día del gran inicio, la verdad no sé hasta donde podré llegar, pero se hizo honor a algo que se estaba postergando ya bastante tiempo y no se encontraba solución alguna. Si bien los medios de mi entorno estaba obsoleto, sin esperanza alguna, ahora diría lo contrario, la tecnología se impuso al fin al sistema tradicional, antes los deseos de hacerte conocido en el mundo artístico, tenías que cumplir con ciertos requisitos, muchos con las justas cumplían, pero el destino a veces es cruel y quedas como impotente, inmerso como si tus brazos estuvieran atados. Pero hoy se ha roto el maleficio, podría decir misión cumplida, pero esto recién empieza. Por ahí decían, ¡Ya saca tu cámara y vuélvete viral!, no es que no pueda, que me sienta imposibilitado, no lo niego, está la idea pero todavía no está concretizada, no niego que he hecho algunos ensayos pero todavía estoy en la edad de piedra, a comparación de algunos maestros de you tube, recién estoy aprendiendo a ponerme las medias, aunque se siente calor en este lado del mundo, estamos en verano y un consejo, tener cuidado con las arañas je jeee (su próxima novela) no quiero hablar del cuento de la araña, fue un éxito sí y se viene su secuela, su temporada, y fue en esos momentos de la nada donde salió lo impensado, esperando si mi libro sería aceptado en Amazon y Kindle, no niego que me sentí temeroso, como un principiante, como si recién estuviera aprendiendo a leer y a escribir, aunque por pica de algunos te dirán eso. Estaba sentado en mi escritorio como dije pensando en la continuación de mi nuevo libro Solenodonte, pero ninguna idea concebía mi cabeza, estaba en otra nota, en otro mundo que sin querer se había convertido en mi mundo actual, tampoco podía despegarme de eso inmerso a esas dos cabezas. Así que tomé una decisión de valor e hice lo necesario para publicar aquel libro olvidado en Globedia, fue un éxito pero no conoció la impresión del papel a tanta lucha, un año entero en eso, tenía sus limitaciones o será que no valoré del todo lo que hice, bueno, por mi parte yo sí valoro lo que hago, lo que pasa es que el mundo marcha tan rápido y no puedes dar solución a todo, por momentos hasta te olvidas de las cosas que hiciste con gran apego, pero luego regresa con un simple trueno de dedos. Por otra parte no venía las nuevas ideas para continuar con mi nuevo libro, estaba un poco inquieto y de vez en cuando salía a caminar como distrayéndome, pero las ideas no venía como si algo quedó en deuda atrás, tenía que hacer algo primero y eso era. Al fin comprendí lo que tenía que hacer, apareció el valor necesario, la fuerza cuando se hizo realidad aquello, salió ese ser indomable donde nada le parece imposible y llené todo el formulario de golpe a la publicación. Una vez terminado eso, crucé los dedos y presioné el botón de envío, luego estaba en mi sillón haciendo tiempo, tranquilo por haber hecho algo justo y merecido al fin, luchar por todos los medios para la publicación de tu obra, me habían comentado que era un buen libro, hasta me hicieron un presupuesto, y estuve de acuerdo, ya tenía ciertos conocimientos de cómo publicarlo y cuánto me costaría mientras seguía ojeando mi celular y sus aplicaciones, no esperaba una noticia tan pronta, sí, ya tenia un correo nuevo, no era un correo no deseado, era tan deseado como aquel condenado, bueno. Cuando leo aquel mensaje, en vez de esperar tres días para la revisión y decidir la publicación, solo fue en cuestión de horas, minutos y segundos. El milagro fue inminente y con eso empieza mi nueva faceta como escritor. You tube tendrá que esperar entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo oido.